Transformación Digital: “En Chile tenemos mucho más conciencia que madurez”

“Transformación digital” es un término que dio y dará para mucho. En los últimos años, tanto en el mundo público como privado se ha hablado mucho de transformación digital, sin embargo no fueron muchas las industrias, y menos las empresas, las que se lo tomaron en serio.

La transformación digital supone el avance de las empresas tradicionales a organizaciones más flexibles, abiertas, transparentes, innovadoras y humanas. Las empresas no solo se deben centrar en la adopción de tecnología, sino que deben considerar los procesos y las personas.

Tecnologías que apalancan la transformación digital como Internet de las cosas (IoT), inteligencia artificial o realidad aumentada, son tendencias que se suman a esta transformación pero para las cuales muy pocos están preparados.

Han sido realmente pocas las que desarrollaron una estrategia digital para luego dar paso a una transformación o un intento de esta. Muchas de ellas quedaron en evaluaciones, prototipos, cambios de sistemas que, en lo absoluto significaron una real transformación digital.

Un aspecto fundamental para asegurar el éxito, es formular una buena estrategia digital que responda claramente a las oportunidades y amenazas y en la cual las TI tengan en cuenta aquellas tecnologías que habilitan la transformación, como dispositivos móviles, cloud computing, IoT e incluso el “Bring Your Own Device” o BYOD.

También es fundamental que en la estructura TI, al igual que en las otras áreas del negocio inmersas en el cambio digital, se incluyan perfiles laborales digitales, pues la transformación no solo pasa por tecnologías sino que también por abrir espacios a nuevos recursos humanos que con una formación académica o experiencia real en utilización de tecnologías en procesos de transformación digital.

Al interior de las empresas, no son muchos los departamentos que han entendido y asumido la importancia de la transformación digital, más allá del marketing, donde ya no es una posibilidad disociar el aspecto digital. El marketing digital es un elemento ya lleva años internalizado en muchas empresas chilenas, y ya sea bien o mal utilizado, es parte de los procesos de marketing y relacionamiento con los clientes en prácticamente todas las industrias.

Sin embargo, es hay otros procesos donde la transformación digital se puede convertir en un factor trascendental para enfrentar el futuro de las compañías, tales como los comerciales, con soluciones de digital sales y los de recursos humanos, con aplicaciones de people analytics.

Hoy podemos ver que las empresas están en la etapa de asimilar que la transformación digital es algo real, se están dando cuenta que no tienen más opción que adaptarse, pero la realidad es que muchas lo están haciendo de manera poco profesional y con pocos recursos con la esperanza de que esa inversión sea suficiente. Lamentablemente, con el paso del tiempo, se dan cuenta que no fue así y que es una nueva parte de su negocio que requiere profesionales calificados y una evaluación del modelo estratégico de negocios.

En resumen, hay mucha más conciencia que madurez al pensar en una real transformación digital. Y, pese a que es hoy un tema candente en el empresariado chileno, muchas compañías no saben cómo dar los primeros pasos para iniciar la transformación digital de manera efectiva, por lo que intentan retrasarla al máximo posible pensando que esto pasará

Pero la verdad es que no es así. La transformación digital llegó para quedarse.